Σαμοθράκη
El director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde, afirmó hoy que, debido al ‘tráfico constante’ de petroleros en el estrecho de Gibraltar, la bahía de Algeciras corre un ‘gravísimo riesgo’ y exigió la extracción de ‘la carga y de cualquier contenido peligroso’ que transporte el petrolero Samothraki (Σαμοθράκη), que embarrancó en la madrugada de ayer frente a Gibraltar cuando navegaba con 40.000 toneladas de fuel en sus bodegas. En declaraciones a Europa Press, afirmó que ‘sería una irresponsabilidad’ permitir que el petrolero siga navegando, poniendo ‘en riesgo’ las costas españolas ‘si no tiene las condiciones de seguridad adecuadas’ para hacerlo. ‘La eventualidad de una marea negra en la bahía de Algeciras y la zona de Gibraltar contaminaría zonas especialmente relevantes desde el punto de vista turístico, como es toda la zona de la Costa del Sol’, apuntó.
Para Greenpeace, el accidente sufrido por el buque Samothraki ‘vuelve a poner de manifiesto el peligro constante’ que, a su juicio, implica el tránsito de petroleros en el estrecho de Gibraltar. ‘Es el tercer aviso en muy poco tiempo de la gravedad de los hechos’, dijo. En este sentido, López de Uralde señaló que ‘anualmente, entre cuatro y cinco mil petroleros atraviesan el estrecho de Gibraltar’ a una media de entre 10 y 20 petroleros cada día, ‘de los cuales muchos llevan sustancias peligrosas’. Según denunció la organización ecologista, este tráfico de petroleros provoca que ‘los vertidos en el ámbito de la bahía sean constantes’. ‘La bahía de Algeciras se ha convertido en la gasolinera del estrecho. Cada año se trasvasan en la bahía de Algeciras del orden de 6 millones de toneladas de productos petrolíferos’, concluyó.
Σαμοθράκη
Tiene 40.000 toneladas de combustible en sus tanques que, afortunadamente, no han resultado dañados. Las autoridades vigilan al petrolero griego Samotrakis, que este fin de semana quedó escorado frente al Peñón de Gibraltar. Tiene tres grietas en el casco. Las grietas sólo afectan a los tanques estabilizadores. Al parecer se ha evitado una catástrofe gracias al doble casco del petrolero y la habilidad del capitán en las maniobras para zafarse del encallamiento. Sin embargo, el buque está ligeramente escorado y ha sido arrastrado al puerto del Peñón hasta qué se decida qué hacer con él. Los grupos ecologistas advierten del alto riesgo ecológico que se corre.Al abrigo de la Bahía de Algeciras se encuentra el buque griego fondeado a un kilómetro del puerto de Gibraltar. Según las autoridades de la colonia no hay riesgo de fugas y su situación es estable. Las tres grietas que hay en sus tanques de agua lo mantienen a escorado estribor, pero de momento no hay vertido de fuel. Los grupos ecologistas advierten del serio riesgo potencial del buque y más si se decide trasvasar su carga a otro barco. El accidente de ayer no afecta a su navegación, por lo que no se descarta que se mueva hacia otro puerto para ser reparado. La otra posibilidad es el trasvase. De bandera griega, el buque cargado con 40.000 toneladas de fuel, salió de Libia con destino a Reino Unido. El incidente se produjo tras fondear en Gibraltar para hacer cambio de tripulación. Su casco tocó fondo en los arrecifes del Peñón.
RAYANDO LA LÍNEA