GNV
Algeciras podría dejar de ser escala en la línea Génova-Barcelona-Algeciras-Tánger del armador italiano Grandi Navi Veloci (GNV).
En el momento de su puesta en funcionamiento, a principios de año, el plan original de la compañía era poner en marcha un segundo barco que uniera directamente los puertos de Barcelona y Tánger, aunque por trámites burocráticos aún no se ha podido inaugurar, tal y como explicaron fuentes de la naviera. Por este motivo, GNV optó por realizar una escala en el puerto algecireño hasta obtener los permisos pertinentes. Una medida, en un principio circunstancial, que ofrecía una oportunidad de negocio. Ahora, la compañía debe decidir si amplía la línea y mantiene los dos barcos que unen Barcelona y Tánger, o abandona el Puerto Bahía de Algeciras como escala antes de llegar a la ciudad marroquí. La línea Génova-Barcelona-Algeciras-Tánger, la primera que un armador italiano hace llegar hasta esta ciudad marroquí, forma parte del proyecto europeo Marco Polo para ampliar las Autopistas del Mar. La previsión de esta compañía para su primer año de funcionamiento se basa en mover un total de 30.000 pasajeros y 20.000 camiones entre Barcelona y Tánger. Los viajeros y las mercancías que llegan al Puerto de Algeciras se trasladan posteriormente, y bajo supervisión de Grandi Navi Veloci, a bordo de una joint-venture de GNV con la compañía marroquí IMTC, en la que realizan el paso del Estrecho y la etapa final del viaje en el Ferry Atlas. Se trata de una operación rápida y con la garantía de máxima eficiencia en la que la sociedad genovesa ha aplicado su larga experiencia tanto en el servicio a bordo como en tierra para efectuar de manera sencilla las operación de carga, descarga y cualquier otra formalidad. El buque Victory es el encargado de hacer esta rotación, con frecuencia semanal, y cuya salida desde Barcelona tiene lugar los domingos, llegando a Algeciras el lunes. El regreso desde el puerto algecireño se realiza los martes por la tarde con llegada al día siguiente. El Victory, con 187 metros de eslora y 27 de manga, tiene una capacidad de 28.000 toneladas y puede llegar a transportar hasta 1.200 pasajeros. Además, sus amplias cubiertas permiten albergar 1.800 metros lineales de remolques (que posibilitan la máxima maniobrabilidad y celeridad en la carga y descarga), caravanas y automóviles particulares. La velocidad de crucero es de casi 23 nudos, lo que asegura una conexión rápida entre los puertos que forman parte de la línea. Una de las principales repercusiones que tendrá esta línea será la Operación Paso del Estrecho.