Adin
El dinamismo que vive el sector de la náutica en España se refleja a tenor de las cifras que maneja. Con un volumen de negocio aproximado de 2.000 millones de euros y un crecimiento en torno al 7 % anual, sitúa a España como uno de los grandes mercados europeos, en cuanto a la náutica se refiere.
Según el último informe de la Asociación de Industrias, Comercio y Servicios Náuticos (Adin), este sector emplea de forma directa a más de 11.000 trabajadores y sigue creciendo con una tendencia al incremento de la eslora media de las embarcaciones deportivas matriculadas.
De hecho, las magnitudes más importantes están marcadas por la producción de embarcaciones deportivas y de recreo fabricadas en nuestro país, que asciende a 277 millones de euros con un incremento cercano al 5%, con respecto al año anterior.
Las ventas nacionales aumentan cada año más de un 5%, con 12.048 unidades de embarcaciones a vela y motor. España cuenta con una flota de 186.136 embarcaciones de recreo, casi su totalidad de barcos a motor y el restante, un 6%, a vela.
Igual de importante a los datos económicos son las improrrogables mejoras en el marco legislativo que permitan la adecuación y equiparación de la fiscalidad, normativas y titulaciones náuticas, a los países de nuestro entorno. Unos factores que jugarán un papel decisivo en la evolución del sector en los próximos años, especialmente para el aumento de su competitividad tanto en el mercado nacional como en el internacional, y para la dinamización de la demanda potencial y el aumento de la cuota de mercado de los fabricantes españoles.
Los datos ponen de manifiesto que las empresas y las embarcaciones producidas en España continúan cosechando el éxito en los mercados internacionales, además de consolidar sus posiciones y también su presencia, en un contexto de competitividad y globalización cada vez más complejo. El valor total de las exportaciones asciende a 78,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento anual del 3%. El total de unidades destinadas ha sido de 9.963, casi 300 más que el año anterior, de las cuales, poco más de la mitad corresponde a neumáticas y semirrígidas, y el resto a embarcaciones de motor o vela. Por tanto, se puede decir que se mantiene la especialización productiva del sector español. El valor económico estimado de las importaciones asciende a 393 millones de euros, en gran medida por el incremento de embarcaciones de motor importadas. De hecho, el volumen de motores traídos de fuera, según el estudio de Adin, es de 18.500 unidades, una cifra que mantiene un ritmo de crecimiento interanual moderado, con un valor estimado de 98 millones de euros.
La cifra de ventas totales de motos acuáticas en España ha sido de 1.250 unidades, que suponen un aumento del 13 por ciento. Por modelos, las ventas se concentran en el modelo triplaza, casi 7 de cada 10 ventas, y en el monoplaza, que crece un 8 por ciento. En cuanto a los chalecos salvavidas, las unidades vendidas son 60.000, si bien es verdad que el volumen facturado puede subir debido, al incremento de los precios y al mayor crecimiento de ventas de los salvavidas autohinchables. Según las informaciones facilitadas por las empresas de fabricantes de balsas salvavidas, el año 2005 no fue nada bueno. El número de ventas disminuyó un 12% y del 9% en cuanto a términos de valor.