Chapapote gaditano La Junta de Andalucía trata de evitar cualquier comparación entre el accidente del buque 'Sierra Nava' ante la Bahía de Algeciras (Cádiz) y el desastre ecológico del 'Prestige'. Por ello, el presidente del Gobierno andaluz, Manuel Chaves, insistió hoy en que en la playa andaluza «no hay chapapote», sino que «las escolleras están manchadas». Mientras, la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción desveló que las cartas de navegación del 'Sierra Nava', las cuales tinen en su poder, indican que el barco «siguió unas directrices equivocadas hasta encallar». En rueda de prensa en la Línea de la Concepción (Cádiz) y en un tono visiblemente molesto por la pregunta de uno de los periodistas presentes, el presidente de la Junta aseguró que se está trabajando para dejar limpia las zonas afectadas. Además, garantizó que cuando la Justicia solicite toda la información sobre los contactos mantenidos por el buque y el control, el Gobierno autonómico la pondrá a su disposición. En todo caso, Manuel Chaves se negó a admitir la existencia de chapapote -que la RAE define como alquitrán- en la Bahía de Algeciras y explicó que lo que ocurre es que «las escolleras están manchadas». El presidente de la Junta señaló, en todo caso, que no se puede comparar lo sucedido en Galicia con el 'Prestige' con lo ocurrido en Algeciras, ya que «hablamos de una zona de 1.000 metros de playa en Algeciras y de 1.000 kilómetros perjudicados en Galicia». De esta forma, Chaves quiso dejar claro que la Junta de Andalucía no se está dedicando a esconder el chapapote, puesto que «no lo podemos hacer ya que no existe el chapapote». Así, lamentó que desde la oposición se quiera aprovechar el accidente para perjudicar al Ejecutivo autonómico, así como para hacer un daño «innecesario» a la Bahía de Algeciras de «forma gratuita», y más, cuando «es falso que se puedan comparar las situaciones». Por otro lado, el portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, aseguró que las cartas de navegación del buque indican que el barco «siguió unas directrices equivocadas hasta encallar» y señaló que de no haberlas seguido, hubiera encallado en la playa de Getares «y no hubiera habido vertido, porque el fondo no es rocoso, sino de arena». Muñoz explicó que cuentan con las cartas de navegación «por minutos» del buque frigorífico encallado desde el pasado día 28, las cuales reflejan «todos los movimientos» que hizo ese días el barco desde las 4.00 horas hasta las 20.52 horas. Según indicó, el barco «seguía unas directrices para refugiarse del temporal detrás de la zona de El Saladillo» y a las 11.49 horas «pierde el control» hasta que encalla «a las 12.24 horas y 18 segundos». Además, añadió que el barco «estuvo intentando salir de ahí hasta las 12.39 horas». En este sentido, Muñoz piensa que «intentando salir es cuando rompe el casco». El portavoz de Verdemar manifestó que esos datos se lo proporcionarán a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, «para que vea que el buque hace una un recorrido con el motor arrancado que no es normal, perdiendo el rumbo en dos ocasiones». Así, indicó que, según las cartas de navegación, el buque a las 7.43 horas «se da cuenta que está el ancla suelto y a las 9.25 horas intenta poner los motores en marcha». En este sentido, Muñoz manifestó que «creemos que la torre de control sabía qué es lo que estaba pasando». Posteriormente, según señaló el ecologista, a las 10.02 horas «se le paró el motor otra vez y volvió a la posición que estaban a las 9.25 horas, ya que estaban intentando meter al buque en el refugio de El Chinarral para que le protegiera el dique del puerto de El Saladillo». Muñoz indicó que posteriormente, «vuelve a arrancar máquinas dirección a la playa de El Chinarral para refugiarse y a partir de ahí, se queda a la deriva y encalla a las 12.24 horas en la Punta de San García». Según el portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción, «si el 'Sierra Nava' no se hubiera movido, hubiera encallado en Getares por el viento y no hubiera pasado nada». En este sentido, indicó que «el barco se movió y pensamos, según las cartas de navegación que tenemos, que siguió unas directrices e intentó en todo momento ir a refugiarse detrás de El Saladillo». Antonio Muñoz manifestó que las cartas de navegación «las tenemos desde hace varios días pero hemos estado esperando que algún político dijera algo» y tras advertir de que «vamos a seguir dando datos», señaló que espera «que la calidad política dé la talla». También cabe resaltar que en la playa de Los Lances de Tarifa «han aparecido más aves petroleadas» de hecho, se pueden ver imágenes de un charrán patrinegro petroleado en la página de Cigüeña Negra. Para los ecologistas, el impacto del vertido se va a notar una vez que se terminen las labores de limpieza, si bien la citada colonia de delfines «podría estar ya afectada». De hecho, Muñoz explicó que el día después de que encallara el barco el viento cambió a poniente «y había fuel mezclado con agua, que tiene más densidad que el primitivo y se quedó entre el fondo marino y la superficie, saliendo ahora por otros sitios como la costa de Tarifa». En esta línea, recodó que la Junta «pretende hacer un análisis de todo el litoral», ya que a partir de ahora «todo puede tener relación con este vertido, porque ha sido considerable».