Baleària
Baleària la naviera valenciana controlada por el equipo directivo que preside Adolfo Utor y el Grupo Matutes, tiene previsto incorporar ocho nuevos buques a su flota (ferrys y barcos de alta velocidad) hasta mayo de 2009 tras invertir 300 millones de euros para consolidar un plan de expansión que contempla incrementar su negocio en el transporte de mercancías, que en la actualidad representa el 40% de su actividad, frente al 60% de la de pasajeros. El primer paso para acometer este ambicioso programa de crecimiento ha sido la puesta en marcha, desde ayer, de la línea Valencia-Palma (prevé transportar 50.000 pasajeros al año), a través del barco Meloodía, un ferry que realizará el trayecto seis días por semana. Se trata del primer trayecto que inaugura Baleària entre el principal puerto valenciana con Baleares, una ruta ya operada por sus competidoras Acciona-Trasmediterránea e Iscomar. Baleària ha consolidado desde el arranque de sus operaciones en 1998 las rutas desde los recintos marítimos de Dénia (este enclave alicantino representa el 35% de su actividad con medio millones de pasajeros) y Barcelona; así como entre los Baleares, donde es líder. El máximo responsable de la firma destaca como prioridad el crecimiento en Baleares, así como mantener una política comercial de tarifas reducidas. En Alicante, de momento, no abrirá ninguna línea. Utor constató que Baleària tiene suficientes recursos para acometer un «crecimiento orgánico» , sin necesidad de entrar nuevos socios, tal como reflejan los resultados logrados por la mercantil. En 2006 alcanzó unos ingresos de 147,34 millones de euros, que supone un incremento del 36% y mejoró sus beneficios netos en un 163,8% al ganar 15,76 millones. Otra línea estratégica, «aunque todavía en estudio» , aclaró Utor, es la entrada en las llamadas « autopistas del mar» , líneas de corta distancia que impulsa la Comisión Europea (CE) como alternativa al tráfico terrestre de camiones por las satauradas autovías del Viejo Continente. Marca turística y opciones en Marruecos Si Air Nostrum luce el logotipo de la Comunitat Valenciana por los aires, Baleària lo hará surcando el Mediterráneo. Tal como hizo notar el presidente de la Generalitat Francisco Camps, al llegar al muelle del Túria -tras sortear un sinfín de obstáculos por las obras en todo el puerto y porque no hay otra terminal libre- Baleária ha estampado el conocido logotipo de la Comunitat Valenciana (con la imagen de la palmera incluída) en el casco de todas sus embarcaciones. Según rubrica el acuerdo que ha sellado el vicepresidente Víctor Campos, el acuerdo -del que no desvelaron la cuantía económica- servirá para la promoción turística, cultural y linguística valencian. Incluso para «apoyar» a las inversiones portuarias. El presidente de la APV, Rafael Aznar, subrayó la «apuesta logística de Baleària» y Camps clausuró el acto destacando que los crecimientos de las navieras y de los puertos «contribuyen a la mejora medioambiental en Europa». Baleària opta a la privatización de la firma marroquí Comanav, a la que también aspiran otras catorce mercantiles.