Bajo del Diamante
Ecologistas en Acción insistió que el Estrecho de Gibraltar "es uno de los puntos negros a nivel mundial más conflictivos por el riesgo de contaminación, en referencia al accidente ocurrido en la noche del lunes, cuando encalló en la zona conocida como Bajo del Diamante, a dos millas de la costa, el buque Ocean Globe con bandera de Bahamas procedente de Houston, Estados Unidos, con una carga de más de 36.000 toneladas de carbón". El Ocean Globe se supone que avisó con anterioridad a la Autoridad Portuaria de que iba con destino al puerto de Cádiz; "el capitán, ante las dimensiones del barco y la dificultad que supone navegar por la Bahía de Cádiz, debería haber solicitado un práctico para guiarlo hasta su destino", afirmaron los ecologistas. Por algún motivo que se desconoce, este barco se desvió y embarrancó en la zona antes mencionada, donde en bajamar presenta algo menos de 8 metros de profundidad, insuficientes para los 10 metros de calado del carguero. Tras este incidente, sobre las 6:30 horas A.M., Salvamento Marítimo y la misma Autoridad Portuaria, aprovechando la pleamar intentaron reflotarlo sin tener éxito, volviendo a intentar la misma operación 12 horas más tarde. El carguero presenta una vía de agua en el casco no muy alejada de los tanques de combustible, albergando más de 600 toneladas de fuel oil.
Ecologistas en Acción denunció que la Autoridad Portuaria de Cádiz “no tiene barreras de contención para posibles desastres que puedan ocurrir en la Bahía de Cádiz, a consecuencia del continuo trasiego de buques”.

Punto negro Asimismo, los ecologistas reiteran que el Estrecho de Gibraltar “es uno de los puntos negros a nivel mundial más conflictivos por el riesgo de contaminación, donde el tráfico de buques a diario supera la cifra de 400”. “Este trasiego de barcos navega por nuestras aguas sin ningún tipo de inspección, pudiendo ocasionar verdaderos desastres ecológicos en el Mar de Alborán, un alto porcentaje no cumple con las medidas establecidas por la UE (doble casco), y por si fuera poco hay que sumar la flota pesquera ilegal proveniente de Marruecos que con artes de pesca pueden provocar verdaderos estragos en los barcos de mercancías. Por último, Ecologistas en Acción exige una vez reflotado el barco, se inspeccione detenidamente cada rincón del mismo por si presenta alguna anomalía que pueda provocar otro incidente de incalculables consecuencias, principalmente en las bodegas donde se alberga el fuel marino, residuo altamente contaminante.El medio natural y los habitantes de la Bahía de Cádiz seguirán estando amenazados mientras la Administración marítima y portuaria no exija las mayores garantías para un tráfico de buques con un potencial contaminante completamente inaceptable”, finalizan los ecologistas.