¿Dónde está el Miguel de Cervantes?La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, visitó el pasado, 1 de febrero de 2006 el Puerto Bahía de Algeciras para inaugurar el nuevo remolcador de Salvamento Marítimo 'Miguel de Cervantes', un buque de tecnología punta que sustituyó al 'Punta Mayor', que en los últimos años prestó servicio a los buques en la Bahía de Algeciras y el Estrecho de Gibraltar. La titular del ministerio realizó un recorrido por las instalaciones portuarias acompañada del presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, Manuel Morón; y el alcalde de Algeciras, Tomás Herrera. Posteriormente, visitó el remolcador 'Miguel de Cervantes' y explicaron las características del barco. La visita terminó con un cóctel en el recinto portuario. Por su parte, el presidente local del PP de Algeciras, José Ignacio Landaluce, mostró su satisfacción por el hecho y comentó: «Es un proyecto que se firmó cuando Cascos era ministro de Fomento y Aznar, presidente», que añadió que «no aumenta la flota, ya que se llevan otro barco». El dirigente popular mandó un recado a los gobernantes del PSOE. «Es hora de que dejen de vivir de las rentas; por el momento no traen nada suyo a la comarca», dijo. LAS RENTAS La primera definición que de ‘chapapote’ se hace en un texto español es la que trae fray Bernardino de Sahagún (1500-1590) en su Historia general de las cosas de Nueva España: El chapopotli es un betún que sale de la mar y es como pez de Castilla, que fácilmente se deshace y el mar lo echa de sí con las ondas, y estos ciertos y señalados días, conforme al creciente de la Luna, viene ancha y gorda a manera de manta, y ándanla a coger a la orilla los que moran junto al mar. Este chapopotli es oloroso y preciado entre las mujeres, y cuando se echa en el fuego su olor se derrama lejos. Entre el ‘chapopotli’ de que habla Sahagún y el ‘chapapote’ que emporcó las costas de Galicia (por más que ambos salgan de la mar) hay, no sólo casi cinco siglos de distancia, sino otras diferencias. De ese capital natural al capital artificioso engendrado por el hombre con el transporte del crudo para gastar o para vender, parte de los intereses tiñe las costas maltratadas de la Bahía de Algeciras; esto no es el desastre ecológico del Prestige ni mucho menos, pero es un aviso a navegantes. La Bahía soporta mucha presión, mucho bunkering; Verdemar-Ecologistas en Acción advirtió hoy que hay «nueve Prestige» en la zona marítima. La asociación manifestó que el bunkering «ha generado que la situación en el litoral del Campo de Gibraltar sea verdaderamente insostenible, ya que vertido tras vertido manchan nuestra costa y contaminan el ecosistema», por lo que recordó que se han realizado «muchas denuncias a distintos niveles administrativos, tanto a nivel nacional como internacional». Y a todo esto, ¿dónde está el Miguel de Cervantes?; panacea marítima de la bahía, solución de todos los males, casi un año amarrado en la Isla Verde del Puerto de Algeciras el gendarme avizor de los males ecológicos y cuando sucede un accidente no está. Si las administraciones públicas piden responsabilidades al árbol caído, ¿quién se las pide a las administraciones? ¿Que si delito ecológico (La Junta)?, ¿que si no es un Prestige (El gobierno)? Monsergas. No había medios en la crisis accidental del Sierra Nava, pues los medios con que se contaban eran para el Miguel de Cervantes y no para el Remolcanosa Cinco, con base en Motril (Granada), y existe responsabilidad política en el desastre accidental del Sierra Nava, fondeado con los parabienes de la Autoridad portuaria Bahia de Algeciras; por cierto, estar fondeado no significa cometer ninguna tropelia. Remolcanosa Cinco