Ciudad de Malaga
Al muelle de Poniente del puerto de Ceuta llega el barco de pasajeros de Acciona-Trasmediterránea 'Ciudad de Málaga' desde Algeciras. Lo hace en pleno temporal de levante, pero a bordo no iba ninguno de los viajeros que se habían quedado aislados en Algeciras tras el corte de las comunicaciones marítimas. Su pasaje, 329 agentes del Cuerpo Nacional de Policía provistos de todo el material necesario para desarrollar una operación contra el terrorismo, incluidos más de 60 vehículos. Es el despliegue que ha hecho posible la 'operación Duna'. Todo estaba preparado, fecha incluida, desde al menos diez días antes. Entre los agentes había 'geos' y grupos de Unidades de Intervención Policial (UIP) con base en lugares tan alejados de Ceuta como Galicia o Valencia. Con ellos, la explanada del muelle de Poniente del puerto de Ceuta se convirtió en la improvisada base de operaciones desde la que la Comisaría General de Información desató el golpe al terrorismo de corte islamista. Allí se concentraron los agentes hasta que los efectivos fueron desplegándose por la barriada de Príncipe Alfonso, francotiradores incluidos. La redada duró poco más de dos horas, pero su estela era visible mucho tiempo después en la barriada y en el puerto, protegidos por infinidad de controles policiales. Hasta la dársena fue llevado, en cajas precintadas, todo el material del que se incautó la Policía y cargado en furgonetas policiales 'camufladas' que abandonaron el puerto en un ferry que salió de Ceuta a las 9:40 horas. En el puerto quedaron decenas de agentes de la UIP (antidisturbios) y alrededor de una veintena de furgonetas policiales, que abandonaron la ciudad horas después. El resto de los efectivos desplazados a Ceuta permanecieron en la ciudad en previsión de que puedan producirse incidentes en la barriada.