empleándose a fondo
La situación en los puertos de Algeciras y Almería se va normalizando después del colapso provocado este fin de semana por la llegada de miles de vehículos dispuestos a embarcar rumbo al norte de África para celebrar la fiesta musulmana del Cordero. Aún así, todavía cientos de personas aguardan en los puertos el momento de embarque. Las autoridades reconocen no haber preparado un dispositivo acorde con el aluvión de personas que han llegado a las dos ciudades andaluzas. Este lunes se han repetido momentos de tensión en el Puerto de Algeciras. La Guardia Civil ha vuelto a intervenir para disolver una protesta de viajeros marroquíes, desesperados por el bloqueo de los embarques. No obstante, la situación tiende a normalizarse tras un fin de semana caótico. En Almería, se han habilitado esta mañana dos barcos, el Mistral y el Bercán con capacidad para novecientos coches y casi cinco mil personas. Las autoridades portuarias han tenido que redoblar esfuerzos para atender a las miles de personas que iban llegando sin haber comprado previamente los pasajes.