La reunión extraordinaria de la Comisión Interamericana de Puertos prosiguió durante toda la jornada de ayer celebrando su segunda sesión en la que, después de los fastos organizativos de la inauguración, los congresistas pudieron conocer la realidad de los puertos europeos y latinoamericanos.

La segunda sesión se centró en analizar el modelo de gestión de los puertos europeos del Mediterráneo y su diferencia con los del norte de Europa, así como apostar por desinflar el tráfico del transporte por carretera y desviar esos transportes hacia otras vías como las autopistas del mar o el envío mediante ferrocarril en las futuras redes transeuropeas del transporte.

El director general de Energía y Transportes de la UE, Rodrigo Vila, expuso las líneas generales de la política portuaria. Mencionó que el principal problema a resolver es la congestión de los tráficos ya que «aunque se potencie la actividad portuaria no se podrá responder a la demanda sin incrementar la eficiencia de nuestros puertos».

El director general de Energía y Transporte de la Comisión Europea aseveró que «todo pasa por aumentar las inversiones en los puertos con una financiación pública regulada para conseguir una competencia sana y cambiar los modelos de gestión que son muy diferentes en cada puerto». Vila también se refirió a la mejora de las comunicaciones por ferrocarril para aumentar la competitividad explicando que «las redes transeuropeas de transporte influirán en el futuro» aunque la cifra de inversión ahora «es muy pequeña y sólo ronda los 40 millones de euros». Se inclinó por «la apuesta por las Autopistas del Mar dependiendo del apoyo recibido en infraestructuras y en la creación de líneas implicando a la parte marítima como a la terrestre ya que los distintos modos deben cooperar y no competir».

Una idea a la que también se refirió el presidente de la Organización de los Puertos Europeos (ESPO), Guiliano Gallanti, quien aceptó la presencia de ESPO en 2007 para celebrar su conferencia anual en Algeciras en 2007.

Puertos mediterráneos mencionó la necesidad de reforzar el papel de las Autoridades Portuarias ante el de los principales operadores como Maersk Sealand y argumentó el cambio que se ha venido produciendo en los últimos años en el comercio portuario donde se han introducido los países mediterráneos en detrimento de la puja de los puertos nórdicos quienes tradicionalmente dominaban el comercio. Gallanti mencionó que «los puertos mediterráneos han alcanzado un 25% del total del comercio con puntas incluso de hasta el 35% habiéndose reducido el nivel comercial en los puertos del norte de un 60-65% hasta un 40%». Algo que según el presidente de ESPO puede cambiar de nuevo con la nueva apuesta por reforzarse de los puertos nórdicos y la falta de inversión en el Mediterráneo». Por tren o por marSeñaló el miembro de ESPO como una de las claves para «ser más competitivos» las conexiones ferroviarias o por carretera de los puertos del norte frente a los mediterráneos «donde hace falta una mayor inversión». Dijo que «las interconexiones en el norte de Europa son diferentes a las de los países del sur que además de «necesitar» las infraestructuras también «deben aumentar los niveles de eficacia ya que la congestión del transporte por carretera obligará a reforzar otras vías para transportar las mercancías donde el ferrocarril jugará un papel fundamental». También Gallanti comentó la necesidad de cambiar los modelos portuarios de la cuenca mediterránea donde al ser de gestión pública no tienen autonomía financiera. Sin ella, dijo Gallanti «no tendrán libertad total para redactar proyectos y será más difícil afrontar los retos que plantee el mercado» ya que en el norte hay una gestión privada que les ofrece una mayor movilidad frente a las instituciones públicas. Matizó que «es importante hacer un modelo común a pesar de que confronta con la soberanía nacional de cada país». Autopistas del MarEl presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas explicó el papel de los puertos españoles en el transporte europeo y disertó sobre la liberalización de los servicios portuarios. Aseguró que es necesario mejorar la competitividad de exportación e importación de los tráficos dotando a las empresas de mayor personal. Navas centró su ponencia en la necesidad de fomentar las Autopistas del Mar «antes de 2010» para canalizar gran parte del transporte de las mercancías por mar. Dijo Navas que el precio del petróleo ha variado mucho y el tirón chino que demanda más materias primas y más consumo, presenta un marco económico bien diferente a lo antes planteado, «lo que puede modificar las relaciones comerciales». Aseguró el presidente del ente portuario que hay que «cambiar una cultura de usos y costumbres en el transporte español seduciendo al empresario al transporte por mar con rebajas en el coste, racionalizando el uso de los remolcadores y contando con la complicidad de la estiba para que no rechacen el incremento de esa porción». A nivel de la UE creyó necesario regularizar el nivel de aduanas «flexibilizándolo» y apostó porque la UE permita ayudas al transporte por mar, sin que sean «subvenciones que perpetúen ineficacias» sino ayudas para comenzar el servicio que en cinco años se suprimirían cuando «alcance suficiente madurez». Además resaltó la necesidad de que los adjudicatarios del negocio tengan capacidad para abarcar el servicio global y cuente con barcos, transporte y logística para reconocer la liberalización del mercado y fortalecer el tráfico por mar, mejorando a su vez el transporte por carretera».